Un grupo de investigación conjunto entre la Universidad de Salento y la empresa CNR Nanotec, de Lecce, han desarrollado el prototipo de un dispositivo de diagnóstico basado en microsensores, que permite una detección rápida y barata de Xylella en olivos.

El dispositivo desarrollado, gracias a su alta sensibilidad, tiene el potencial de detectar la presencia del patógeno que afecta al árbol, con tiempos de análisis rápidos. Este es un primer paso importante para realizar el diagnóstico in situ, y como herramienta valiosa para el análisis de campo.

La detección de la Xylella fastidiosa se suele realizar mediante técnicas de laboratorio (ELISA y PCR). En este trabajo, sin embargo, según Serena Chiriacò, investigadora del CNR, “se han comparado los dos métodos tradicionales con el nuevo prototipo desarrollada con biochips electroquímicos, obteniendo resultados comparables a los de las pruebas tradicionales, pero con ventajas significativas en términos de costes y tiempo de análisis”. “El desarrollo de nuevas técnicas de diagnóstico -comenta Andrea Luvisi, investigadora de la Universidad de Salento- es un recurso útil para el monitoreo, una actividad esencial para contener la epidemia.

Este trabajo, explican los autores de la publicación, es el resultado de una sólida colaboración entre la Universidad de Salento y el CNR Nanotec, que ha permitido la composición de un equipo altamente interdisciplinar con la presencia de patólogos y fisiólogos vegetales, biólogos, biotecnólogos y físicos, que han trabajado conjuntamente para crear un biosensor innovador capaz de detectar la presencia del patógeno.

El dispositivo incluye también un módulo de microfluidos que permite el análisis de pequeños volúmenes de muestra, y su rendimiento es competitivo en comparación con los métodos de diagnóstico convencionales, pero con las ventajas adicionales de la portabilidad (todo el dispositivo mide unos pocos centímetros cuadrados), bajos costes y facilidad de uso.

Vía: https://www.interempresas.net