¿Qué son los fungicidas?

Los fungicidas son sustancias químicas para prevenir o eliminar hongos y mohos. Hay que solucionar este problema de raíz ya que peligra la cosecha. Uno de las más comunes es el Mildiu que ataca al tomate.

El azufre es un componente común en muchos fungicidas, se encuentra en concentraciones entre 0,08% y 0,5%.

Uso de fungicidas

El azufre en polvo es eficaz contra las llamadas enfermedades blancas, ya eran conocidas y utilizadas por los romanos, que disponían del producto, ya que Italia es una de las principales potencias mundiales en la producción de azufre.

El progreso en la química propició nuevos productos para el control de hongos y desde finales del sigo XIX se utilizaban compuestos arsenicales con acción también insecticida para fumigar cultivos. A pesar de ser efectivos, eran muy tóxicos y en la actualidad está prohibido su uso.

El carácter sistémico se incorpora a partir de los años 70, con la penetración por los vasos conductores en las plantas. De esta manera, garantizamos un resultado óptimo.

EL principal inconveniente de estos productos, es generar resistencia del hongo en caso de un uso repetido del producto.

Posteriormente los productos comenzaron a llevar unos controles de su peligrosidad. Dado que algunas sustancias son dañinas para la salud, muchos preparados han sido retirados finalmente. El daño en el medio ambiente, en cuanto a los compuestos químicos, estuvieron desatendidos en esta etapa.

Los principales perjudicados son los trabajadores por los insecticidas y herbicidas por el índice de intoxicación puntual o acumulativo.

Aunque se ha visto el daño que produce el azufre y el cobre se sigue utilizando en la agricultura ecológica, prácticamente los únicos permitidos.

Cómo actúa el fungicida?

  • El azufre procede por evaporación sobre la hoja y los gases sulfurosos son los que eliminan el hongo.
  • Otros fungicidas afectan la estructura del hongo en la superficie de la planta. Es necesario varias aplicaciones para eliminar el parásito.
  • Los fungicidas sistémicos, penetran en la planta y se extienden por las hojas sin que sean lavados por la lluvia.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar